Migración en tiempos de Coronavirus

Cruz Roja España: Programa de Ayuda Alimentaria a las personas más desfavorecidas

Julián Castrillón, PhD Economía, migracodes@gmail.com

La pandemia de COVID-19 se ha convertido en una muralla sanitaria que está impidiendo la movilidad internacional por las restricciones de viaje y circulación impuestas. Sin embargo, el agravamiento de la situación económica y social por la pandemia en muchos países con tradición de emigración conducirá a un mayor efecto expulsión sobre su población. La misma solo esperará el momento propicio para concretar su salida. Este fenómeno se explica en el significado causa efecto de la migración. La migración es consecuencia de las desigualdades económico sociales entre territorios.

Las personas actuando racionalmente, migran desde una región con menos oportunidades o seguridad hacia otra con condiciones mejores. Es una ley natural que todos los seres vivos con posibilidad de movilidad se direccionen hacia donde encuentran mejores condiciones de supervivencia.  Esta cualidad de migrar se puede ver inclusive en seres denominados irracionales como aves y otras especies que se trasladan de una zona a otra para poder subsistir adecuadamente. La migración es un derecho humano y así está reflejado en la declaración universal de los derechos humanos, desafortunadamente discursos de odio hacia el colectivo causan que se menoscabe este derecho. Reconocer este derecho implica que se dignifique, promoviendo que sea regularizada sin manipulación de mafias o personas dedicadas a la trata de personas.

Está claro que en medio de la pandemia pervive el deseo de movilidad de las personas que huyen de los conflictos, la violencia o los abusos a los derechos humanos. Los estados deben ser consecuentes en que el empobrecimiento por esta crisis incrementará el deseo migratorio, situación que pueden aprovechar mafias para el contrabando de migrantes y trata de personas de los países más afectados a destinos más prósperos.

Un informe reciente de la Organización de Naciones Unidas, ONU, da claridad sobre los efectos de la pandemia en la migración. Este documento recoge el análisis de experiencias previas sobre repercusiones económicas y trata de personas. El documento concluye que una recuperación asimétrica de la próxima crisis económica mundial, incrementará los riesgos de explotación de las personas con necesidades económicas que buscan una vida mejor en el extranjero. La imposición de reglamentaciones más restrictiva de movilidad por la recesión económica puede empoderar a las propias mafias de tráfico de personas cuando la presión por migrar se hace inminente por problemas económicos.

Los países que tradicionalmente atraen a la migración, deben tomar este deseo migratorio con tranquilidad, porque no se debe olvidar que la falta de empleo en países ricos también hará que muchas personas decidan demorar su traslado cuando haya una verdadera demanda de migrantes por incremento de la oferta de empleo. Hay que recordar fenómenos como la recesión económica producida por la crisis financiera de 2008, donde se redujo la corriente migratoria ante la disminución del empleo. A nivel estadístico, se ha podido comprobar que cuando sube el desempleo en un país que atrae a migrantes, existirá menos personas interesadas en llegar de forma irregular cruzando sus fronteras.

La pandemia ha retenido la migración, pero se espera que al superar se mantenga el ciclo progresivo si persisten las razones de inseguridad en el país.

Las mafias propician una preocupante oleada migratoria que mediáticamente se comprueba se realiza en condiciones inhumanas. Esto pasa en cruces irregulares desde México a Estados Unidos y desde países afectados por la violencia hacia fronteras de países europeos, inclusive en pateras.  En la televisión se está viendo, aún en esta época de Pandemia, la migración por patera que la propicia el verano, aunque se tenga riesgos por la pandemia.

España ha presentado una situación migratoria caracterizada en el primer trimestre de 2020, por incremento de la migración colombiana a España a punto de que los solicitantes de asilo procedentes de Colombia se igualaron con los venezolanos. Los migrantes venezolanos tienen la ventaja que las autoridades españolas, les ofrece un proceso de regularización por el conflicto político. Sin embargo, aunque los colombianos no tienen ningún trato especial por el conflicto armado, sorprende que ya hayan igualado a la migración venezolana, que cuentan con la bienvenida de tener facilidades en su migración.

Según estudios recientes, el 25% de la migración que entra por los aeropuertos españoles a quedarse es de origen colombiano, muchos de ellos registrados como víctimas del conflicto en Colombia o en proceso de estar en esa condición. En el año 2016, ya España era el país de la Unión Europea con mayor número de residentes colombianos y el tercer país del mundo con más connacionales. Sólo era superado por Estados Unidos y Venezuela. Desde finales de la década del 90 se fue incrementado la migración teniendo declives desde 2008 con la crisis financiera, y aumentando a partir de la exoneración de visado y la situación de incremento de la violencia en Colombia por asesinato de líderes sociales.

La pandemia ha retenido la migración, pero se espera que al superar se mantenga el ciclo progresivo si persisten las razones de inseguridad en el país.

Columnista Julian Castrillon en escolombia

0 0 vote
Article Rating
Compartir esta publicación:
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x