A tener en cuenta y reflexionar

Pie de foto: Trabajo informal frente al Palacio de la Cultura Rafael Uribe Uribe, Plaza Botero, Medellín.

En Colombia, en 2021, la tasa de ahorro se redujo a la mitad, lo que significa que la producción creció 10% por debajo de la demanda. Los cálculos de las cuentas nacionales están sobreestimados. El comportamiento tiene su manifestación más clara en la aparición de déficits desbordados a todos los niveles: déficit fiscal del 9% del PIB, déficit en cuenta corriente del 6% del PIB y exceso de demanda sobre la oferta de dinero del 3,5% del PIB.

La verdadera causa de la anomalía está en la baja a la tasa de ahorro. Mientras se mantenga ese estado, los trabajadores y empresarios buscarán inoficiosamente subir el salario y mantener la rentabilidad de las empresas. Estamos dentro de un modelo que deprime la tasa de ahorro e induce a colocar el salario por debajo de la productividad, lo que desata la inflación inercial.

Economía queda a la deriva

La política fiscal es ineficaz para contrarrestar la caída de la producción proveniente de la reducción del ahorro. Mientras el Gobierno aumente los déficits a todo nivel, para controlar el exceso de demanda agregada sobre la oferta, la producción decaerá y la inflación inercial se sostendrá. La economía queda a la deriva.

La economía en la región, evoluciona dentro de un modelo en el cual la tasa de ahorro declina, la producción es menor que la demanda, la inflación se dispara y el salario se coloca debajo de la productividad. El crecimiento se deprime y la distribución del ingreso se deteriora. La eventualidad se puede evitar con un nuevo modelo que eleve la tasa de ahorro y sostenga la productividad y el salario. En la práctica, se puede lograr con la reorientación de la política monetaria y financiera, y el cambio de la estructura comercial y sectorial hacia actividades de mayor complejidad y productividad.

País resquebrajado

El 7 de agosto, tomará el control y manejo del país el nuevo gobierno, recibiéndolo de manos del peor gobernante que haya tenido Colombia en muchos años, ya que le entregarán un país resquebrajado en todos los aspectos y con unos indicadores económicos demasiado preocupantes, alta inflación, déficit fiscal, crecimiento de la deuda pública y servicios de la misma (endeudamiento), desempleo de dos dígitos, encarecimiento del crédito, desbordamiento del gasto público, etc.

Ámbito mundial

De otra parte, está el ámbito mundial, encontrando que la economía en general está atravesando por una situación sumamente delicada, dado los crecientes déficits, la galopante inflación, los conatos de guerra que afectan intereses de las potencias, recalentamiento de la economía a tal punto que la probabilidad de una recesión mundial, es latente. El dilema es cómo equilibrar las políticas fiscal y monetaria, balanzas de pago y comercial, de cara a detener la inflación, incrementar la productividad, fortalecer la competitividad, mantener el pleno empleo, la oferta y la demanda, etc.

Dicho de otro modo, importante y fundamental sería gestar un modelo económico a tiempos de hoy, evocando a un Jhon M. Keynes, para que la economía global se reacomode y genere los impactos deseados.


0 0 votes
Valora este artículo
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x