Los retos del nuevo embajador en España

Pie de foto: Encuentro de la sociedad civil colombiana, en Madrid, en junio de 2016, para tratar temas migratorios.

Desde septiembre, se dio inicio al proceso de nombramiento por parte del gobierno del presidente Gustavo Petro del nuevo embajador de Colombia en España, EDUARDO ÁVILA. De no producirse inconvenientes, se verá arribando a España y recibiendo el beneplácito de sus majestades como nuevo embajador.

Se trata de una de las personas más cercanas al presidente actual que fungió como gerente de campaña. Sobre su perfil, es un reconocido empresario experto en el sector de tecnologías, nacido en Boyacá y está vinculado actualmente al área de servicios de comunicaciones y seguridad electrónica. Es de una familia de ocho hermanos residenciada en el conocido barrio Belalcázar de Tunja. Realizó estudios secundarios en el colegio Salesiano.

Voto de confianza

Su designación, significa un gran voto de confianza personal, por la importancia que representan las relaciones España Colombia. Las dos naciones tienen un alto volumen de intercambios comerciales, una población migrante creciente y el país ibérico ha sido de gran apoyo a iniciativas de Colombia ante la Unión Europea.

Desde su época como candidato, Gustavo Petro visitó España y expresó su interés de que si ganaba las elecciones, su programa fuera apoyado por el gobierno progresista de Pedro Sánchez, máxime cuando el presidente español sería en el año de 2023, igualmente presidente pro tempore de la Unión Europea.

Después de asumir Petro como el primer presidente de izquierda de Colombia, el mandatario español le devolvió el gesto visitándole en la Casa de Nariño el 23 de agosto pasado. En este encuentro le expresó su deseo de consolidar los lazos entre los dos países y destacó su apoyo al proceso de paz total.

crear redes o mesas de trabajo con las asociaciones para analizar conjuntamente la problemática de la creciente migración colombiana e integrar esfuerzos en las propuestas de solución.

El gran reto del nuevo embajador: Promover una diplomacia humanitaria y ciudadana

El reto más importante que tiene la embajada es ser una delegación diplomática del cambio, en tal sentido promover una diplomacia humanitaria con participación efectiva de los connacionales.

Esto partiendo de que el gobierno se ha mostrado como dialogante, incluyendo los grupos armados para la construcción de la paz total. Por lo tanto, es preponderante apoyar institucionalmente lo que ha propuesto reiteradamente la diáspora: crear redes o mesas de trabajo con las asociaciones para analizar conjuntamente la problemática de la creciente migración colombiana e integrar esfuerzos en las propuestas de solución.

En el anterior cuatrienio de gobierno se evidenció problemas de no promoción de la participación ciudadana efectiva como: la inexistencia de mesas de trabajo para hacer aportes a la nueva ley de política integral migratoria y espacios de cooperación conjunta sociedad civil y autoridades en el exterior.

Mesas de trabajo

El año pasado, ni siquiera desde la embajada de Colombia, se impulsaron mesas de trabajo para realizar aportes en relación con la ley de política integral migratoria de Colombia. Valga recordar que en otras oportunidades la embajada en España con los consulados promovió reuniones con la diáspora para realizar recomendaciones a leyes como las de retorno y víctimas.

Cuando se iba a construir la mesa nacional de migraciones, se realizaron reuniones con la diáspora en el salón Macuira de la embajada para enviar recomendaciones a Bogotá. Las conclusiones las publicó la Cancillería, en asocio con la Organización Internacional de Migraciones “OIM”. La nueva ley tampoco proceso dichas propuestas de años anteriores.

Participación efectiva

Los problemas de participación efectiva se dan lamentablemente en un país como Colombia que tiene parte de sus migrantes reconocidos como víctimas del conflicto armado. En otras naciones sus cancillerías vienen dando a través de los consulados apoyo institucional a sus diásporas, en especial en capitales de los países. Con ello facilitan la creación de redes de trabajo en ámbitos comunes en sus circunscripciones consulares.

Se trata de potenciar la integración horizontal de las asociaciones, en áreas de desarrollo humano como: regularización, seguridad alimentaria, empleo, vivienda, cultura, apoyo psicosocial, etc. En la red se impulsa una cooperación en diagnósticos de problemas y soluciones en cada ámbito; se identifican proyectos conjuntos de actuación y se favorece solicitar apoyos o subvenciones de otras instituciones.

Se hace necesario impulsar por el nuevo embajador, estas redes para posibilitar el apoyo de entidades españolas y colombianas, a los ámbitos de trabajo común de asociaciones de migrantes y víctimas. El apoyo horizontal es vital en el fortalecimiento institucional y facilita el mentoring y coaching, que pueden hacer desde directores de otras organizaciones más consolidadas hacia otras incipientes en este proceso.

Enfoque territorial

En este contexto de intervención se requiere apoyo institucional con enfoque territorial por parte de la Cancillería. A nivel regional, apoyo desde la circunscripción consular para impulsar políticas de inclusión con entidades locales. A nivel nacional, en cada país receptor, apoyo de las embajadas de Colombia para impulsar en favor de los connacionales, las políticas de inclusión que llevan a cabo entidades de gobierno del orden nacional de cada nación.

Por su parte, las asociaciones en proceso de conformación legal o reestructuración, si se unen en redes cooperantes pueden recibir más fácilmente acompañamiento de entidades españolas en este proceso. La Cancillería debe tener en cuenta, que el trabajo de las asociaciones es muy complejo máxime cuando están interviniendo en el apoyo a colectivos de enfoque diferencial: niños, personas con discapacidad, colectivos LGBTI, mujeres, menores de edad, adultos mayores, grupos étnicos.

Derechos humanos de la diáspora

Las asociaciones de migrantes promueven los derechos humanos de la diáspora y su acceso a procesos de regularización, empleo, educación, vivienda, etc. Precisamente, el concepto de diplomacia ciudadana se refiere a la participación e incidencia de los ciudadanos en favor de los derechos humanos y los colectivos vulnerables como los migrantes, que trascienden las fronteras geográficas, sociales, económicas y culturales.

Columnista Julian Castrillon en escolombia

0 0 votes
Valora este artículo
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x