La paz como estrategia del conflicto

“El ego y la vanagloria del ser humano nos han llevado a creer que podemos cambiar la vida de los otros con actos violentos”.

La mejor manera de cambiar el mundo es cambiando nuestra mente y nuestro corazón, de este modo haremos crecer una consciencia colectiva de paz, amor y reconciliación.

Con el alma arrugada veo como nuestro país se destruye, como caen justos por pecadores y también observo como se manipulan las informaciones confundiendo a la masa, la cual se subleva y cae en la trampa del vandalismo que solo trae más y más violencia.

Reedificar, renovar, restaurar

Son palabras necesarias en estos tiempos; pues, como es sabido, estamos viviendo una transición donde lo más importantes es tener una constante restauración en nuestro corazón. Es así como propongo transmutar esa fuente de energía de violencia por energía de paz; piensa en la riqueza y no en la pobreza; piensa en el amor y no en el miedo; restaura tu corazón cada día de tu vida.

Invito a que seamos personas útiles a la sociedad, donde nos concentremos a favor de la justicia y extendamos nuestra mano a la apertura de la equidad que tanto necesita este planeta.

En las redes sociales hay miles de publicaciones, sin embargo, me sumo a una frase de tantas de una ciudadana que decía “rompamos esta cadena de odios”.

Finalmente, considero que como especie debemos apelar a la inteligencia, si es que queremos sobrevivir ante la barbarie que domina el sistema, y, en este caso, me acojo a las palabras de Rodolfo Llinás citadas en una entrevista que hizo para la revista Semana: “Los seres humanos no pueden seguir asumiendo la idea de que matarse unos a otros, sin poner en peligro la existencia, es una obviedad -como ha pasado en toda la historia de la humanidad-. Ahora, las armas nucleares pueden acabar con la humanidad y los mismos seres humanos deben preguntarse cómo actuar inteligentemente para que esto no pase”.

Las palabras y los actos amorosos con su poder de electromagnetismo, son la respuesta coherente hacia un camino de liberación y justicia, pues, tal como lo dijo Gandhi: “No dejes que muera el sol sin que hayan muerto tus rencores”


5 1 vote
Article Rating
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x