El surgimiento de una generación política 4.0


Colombia es un país que vive en elecciones. Cuando no está siendo llamado a las urnas, está en campaña. En los últimos 5 años, el país ha estado inmerso en cinco procesos: en 2015 las territoriales (que justo el pasado domingo renovaron); en 2016 el plebiscito por la paz; en 2017 la consulta liberal a la presidencia; en 2018 las presidenciales y legislativas; y en 2019, de nuevo las territoriales. Es un calendario agotador para todos los actores del certamen, y al mismo tiempo resulta desgastante en lo administrativo y financiero para el aparato estatal. Y les anuncio que muy pronto empezará la campaña del 2022 (legislativas y presidenciales).

Los análisis al certamen político no se han hecho esperar desde diversas perspectivas. Ganadores, perdedores, votaciones históricas, aumento de participación política, gran papel del voto de opinión, voto incluyente, en fin, muchas aristas interesantes para discernir. Pero nosotros creemos que una de estas aristas es el surgimiento de una generación política 4.0 (propia para la llamada cuarta revolución industrial o industria 4.0), que ha dejado muy claro que elige y pondrá Presidente de la República en el año 2022, es la población menor de 40 años, que tiene un voto de opinión crítico, ponderado e informado.

Los resultados del pasado domingo 28 de octubre son un mensaje claro y contundente de una nueva clase política, la que hemos llamado -la generación 4.0-. Donde la causa común es el bienestar general dejando atrás radicalismos u orillas políticas propios del pasado, que han quedado vetustos para los problemas de nuestra generación. Surgen nuevas ideas, una nueva forma de ver los problemas, alejadas de radicalismos y dejando atrás las pequeñas pasiones.

Esta generación (electora como elegida) es consciente de los grandes retos que afrontan las regiones y las ciudades para los verdaderos problemas (desde el ámbito propio de sus competencias) como son el hambre, la falta de seguridad en los territorios, la educación, la pobreza, el desempleo, el medio ambiente, la discriminación, y la falta de oportunidades para los más jóvenes. Donde la tecnología, la innovación y los nuevos desarrollos son herramientas centrales para resolverlos.

Finalmente, la generación política 4.0 es consciente de la necesidad de poner en marcha toda la acción política y administrativa por hacer frente a los problemas relacionados con el medio ambiente; hoy, cuestión central de las agendas urbanas regionales y municipales. Esperemos que exista transformación real territorial con grandes proyectos de ciudad y región, y un mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos, especialmente los más vulnerables. Y, a propósito de época de empalmes y reuniones entre mandatarios salientes y entrantes, éstas deben ser integrales, objetivas, abiertas, rigurosas, propositivas, participativas e informadas de cara a la comunidad y a la academia (cuarto poder).


Compartir esta publicación:

Dejar un comentario:

Por favor Iniciar sesión para comentar
avatar