Emprender con intención


Cuando tenemos la intención de hacer algo nuevo, podemos pensar que tenemos un impulso que nos lleva a actuar frente a ese reto que se nos presenta.

Cuando decidí emprender por primera vez no estaba preparada, fue un hecho circunstancial que surgió por la crisis económica. Puedo decir que el emprendimiento llegó a mi vida sin invitarlo, pero fue en medio del proceso que a punta de golpes y fracasos me di cuenta que detrás de cada caída había una victoria que se llamaba aprendizaje.

El proceso de emprender requiere todo un esquema, donde se incluye la visión, pero sobre todo la acción y esta surge desde las buenas bases que se establezcan a partir de saber el qué, el cómo, el cuándo, el por qué y el para qué.

En la historia del emprendimiento existen varios elementos tales como: la idea, el dinero, el contexto del mercado, la familia, entre otros, pero el personaje principal eres tú.


Compartir esta publicación:

Dejar un comentario:

Por favor Iniciar sesión para comentar
avatar