Un Representante que no representa

Pie de foto: El Representante de los colombianos en el Exterior, Juan David Vélez Trujillo (centro), con Jorge Martín Frías (izq), director de la Fundación Disenso, centro de pensamiento de Vox, y Víctor González Coello de Portugal (der), Vicepresidente de Vox.

Herman Aguirre Ramírez | info@escolombia.es

Vergonzoso y sonrojante resultó el fugaz paso por Madrid del Representante de los colombianos en el Exterior, Juan David Vélez Trujillo. Su intención estaba clara, hacerse la foto de rigor con los políticos de su credo político, publicarla en sus redes sociales, como lo ha venido haciendo durante estos cuatro años de elección, y marcharse sin más.

Tenía claro, también, que no se reuniría con los colombianos residentes en España, algunos de ellos votantes de su ideario y muchos opositores, porque sabía que se trataba de un público culto, exigente, que reclamaría más atención por parte del gobierno, al que él pertenece.

Vergonzoso

Vergonzoso porque la diáspora demandaría una rendición de cuentas, que Vélez Trujillo, no habría podido satisfacer de pleno, pues sus argumentos pasan solo por atribuirse logros, que pertenecen a los movimientos de ciudadanos colombianos en todo el mundo, que han venido luchado durante décadas por alcanzarlos.

Ejemplo de ello es la aprobación de la Ley Política Integral Migratoria, que se consigue luego del nutrido aporte colectivo de ideas, mediante numerosas mesas de trabajo en cada uno de los países, y que exigía la puesta en marcha de una ley inoperante e ineficaz de 2011, que creaba el Sistema Nacional de Migraciones.

Y qué decir de la eliminación del impuesto del timbre, cuyo germen es madrileño, bien lo sabe Juan David Vélez; sin embargo, el Representante insiste en que es “Una iniciativa de mi autoría”.

pasar a hurtadillas solo sirve para generar desconfianza, recelo y escepticismo, más aún si, como él lo afirma, vino a lanzar su candidatura para la reelección como Representante de los colombianos en el Exterior

Sonrojante

Sonrojante porque pasar a hurtadillas solo sirve para generar desconfianza, recelo y escepticismo, más aún si, como él lo afirma, vino a lanzar su candidatura para la reelección como Representante de los colombianos en el Exterior. Está claro que ese comportamiento pocos votos sumará.

Lo único rescatable de su visita es aprovechar la ocasión para condecorar a seis Colombianos Estrella, a marchas forzadas, que, aunque no los conocía, con creces se merecen este tipo de reconocimiento y más, venga de quien venga.

Y en su afán de hacerse fotos, literalmente con cualquiera, no se le ocurrió otra al Representante de los colombianos, que elegir a miembros de Vox en España, para sentirse arropado y protegido. O quizás creyó Juan David, que esta fotografía significaría el empujón definitivo para su reelección. Por más que Vélez Trujillo sostenga que existen coincidencias con su doctrina, bien es sabido que la inmigración no es del afecto de este partido político español, calificado como de ultraderecha.

Debería tenerlo claro Juan David: primero la inmigración colombiana, luego lo demás. Aunque resulta tan lógico que es inconcebible, intolerable y deplorable su actitud.

“El de Uribe en el Exterior”

En estos cuatro años de periodo del congresista Juan David Vélez, se le ha reprobado su discurso incendiario, su idolatría por su Centro Democrático y su veneración por Álvaro Uribe, en detrimento de la diáspora, y, a pesar de ello, ahora se postula como “El de Uribe en el Exterior”. A Iván Duque, su jefe, ni lo nombra. Sabe bien Juan David, quién manda.

Bueno votantes… a votar.


0 0 votes
Valora este artículo
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x