Un cambio importante en la política colombiana

Bancada del Pacto Histórico, elegida en el Congreso.

La instalación del nuevo Congreso de Colombia representa un cambio importante en la política colombiana, o al menos esa es la presunción al observar cómo han quedado constituidos Senado y Cámara.

Con la mayoría de izquierdas en ambas corporaciones, incluso en sus presidencias, mayor participación de mujeres sin llegar aún a la paridad, presencia de indígenas, afrodescendientes, campesinos, artistas, jóvenes y sectores sociales de todo tipo y región, la nueva legislatura inició con interrupciones al discurso de Iván Duque quien se dedicó a enumerar sus logros, sin tener en cuenta las causas por las cuales perdió el poder, porque su popularidad ya la tenía perdida desde hace años. Un caos y desorganización que, para comenzar, no viene bien a la nueva legislatura.

Trinó el ahora senador Ing. Rodolfo Hernández “Tiene más orden una corraleja que la sesión de apertura del Senado, pobre de mi país”.

Mayorías

El Pacto Histórico suma mayorías y el hasta ahora partido de oposición se convierte en partido de gobierno, con el apoyo de otros movimientos, como verdes, ASI, liberales, indígenas, La U y víctimas.

Y si a todo ello, se tiene en cuenta que el presidente electo Gustavo Petro, durante las últimas semanas ha venido desvelando las personas de su confianza, con quienes va a trabajar desde los ministerios y otros organismos, sin duda, se está gestando un cambio importante en la política colombiana:

La nueva vicepresidenta Francia Elena Márquez (40 años) nació en Suárez (Cauca); el embajador en Estados Unidos, ex gobernador de Chocó, Luis Gilberto Murillo, nació en Andagoya; Leonor Zalabata designada nueva embajadora ante Naciones Unidas es una líder indígena; y el ministro de defensa, Iván Velásquez Gómez es reconocido por combatir la corrupción y ser defensor de los derechos humanos. Y la Representante por los colombianos en el exterior, Karmen Ramírez, es una indígena Wayuu.

Sin embargo, a este nuevo Congreso con mayorías alternativas, que trabajará durante el periodo 2022 a 2026, dentro del marco legislativo que le permita la ley, y cuyas primeras voces manifiestan su voluntad de construir un cambio y responderles a sus electores, se ha tropezado con las primeras reacciones de oposición que alegan irregularidades.

Sonrisas y lágrimas

Eso sí, se vieron sonrisas y lágrimas de emoción, en seres humanos infatigables, menospreciados e ignorados, y que llevan luchando por la igualdad y la paz durante muchos años y que ahora ven la oportunidad de reivindicar sus anhelos de justicia y honestidad en pro de un pueblo propietario del Estado, como dice Petro en la invitación a su posesión.

Las clases elitistas apoderadas de las instituciones del Estado, observan como se menoscaba su dominio y supremacía, pertrechadas ya al margen de lo que espera Colombia, sean decisiones acertadas del nuevo gobierno.

Este 7 de agosto Gustavo Petro Urrego se posesiona como nuevo presidente. Un cambio importante en la política colombiana, es lo que Colombia ha querido.

Por Herman Aguirre: info@escolombia.es


0 0 votes
Valora este artículo
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x