Valentía ante la devastación

Los edificios siguen en pie, las carreteras en perfectas condiciones, los coches circulan con normalidad, no hay fuego, tampoco muertes violentas, la destrucción es inexistente, los servicios públicos funcionan sin contratiempo, la dinámica cosmopolita acorrala inexorable, campos de refugiados ni se consideran, la gente no huye, el entorno es el mismo. Parece todo igual.

Ver más Valentía ante la devastación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies