S.O.S. migración colombiana: se triplican solicitudes de asilo


Tarjeta roja: refugio o asilo. Crédito foto ACNUR/UNHCR/Olmo Calvo

La nueva ola migratoria colombiana en España evidenció su mayor grado de vulnerabilidad al triplicarse las solicitudes de asilo entre el 2018 y 2019 pasando de 8.650 a 29.000. Los connacionales han alegado ante las autoridades locales, que se ven obligados a pedir asilo por la situación de inseguridad en Colombia, ocasionada principalmente por la violencia que hay en diferentes zonas, con un incremento de líderes sociales desaparecidos, asesinados o amenazados.

Con base en datos del ministerio del Interior español, en los últimos 4 años la espiral de aumento de peticionarios de protección de origen colombiano es impresionante: los solicitantes de asilo pasaron de 656 en 2016 a 2.504 en 2017, luego a 8.650 en 2018, y en 2019 alcanzó la cifra récord de 29.000. En España en 2016, eran más habituales las solicitudes de ciudadanos provenientes de Siria, Ucrania, Palestina y Argelia. Hasta marzo de 2019 se concedieron status de asilo a sirios (12.056), ucranianos (608) y palestinos (585).

» las solicitudes de asilo entre el 2018 y 2019 pasando de 8.650 a 29.000 «

Por su parte, a partir de 2018 se empezó a notar una creciente demanda principalmente desde Venezuela, Nicaragua y Colombia. El repunte de estos últimos lo permitió la exención de visado, lo que facilita al poder entrar al país solicitud de protección. En cambio, para países que aun requieren visado es más difícil llegar a territorio europeo.

Desde Amnistía Internacional, se afirma que las barreras impuestas por Estados Unidos a la entrada de personas, la vulneración de derechos humanos y los conflictos internos han podido repercutir en el aumento de las solicitudes de asilo de países de Centroamérica. Ello se confirma con el relato de migrantes de Latinoamérica a ongs españolas, quienes reiteran que, aunque muchos tienen familia en Estados Unidos, las medidas anti migrantes de Trump motivaron a que Europa fuera un destino más seguro.

Es importante explicar las tipologías propias a las que se asocian las peticiones de protección por Latinoamericanos en España. La de los centroamericanos se asocia a la inseguridad que generan pandillas y grupos armados como los Maras, los cuales controlan algunas poblaciones y redes delincuenciales persiguiendo a personas que se atreven a disentir con ellos.

El incremento de demandantes de asilo de venezolanos en todo el mundo se debe a la crisis socioeconómica y política de este país. Esta migración está protegida en España por un acuerdo promovido por la asociación de Naciones Unidas para el refugio ACNUR, donde en virtud del reconocimiento de la crisis humanitaria que atraviesa el país, a quienes se les deniega la protección internacional se les otorga una autorización de trabajo y residencia temporal por razones humanitarias. Además de esto, las embajadas de Venezuela en el exterior que apoyan al presidente Juan Guaido con sus equipos regionales, vienen haciendo diplomacia humanitaria con asociaciones de venezolanos hacia sectores públicos, privados y sociales sobre la dinámica de esta migración para facilitar su inserción socioeconómica.

En este sentido es paradójico que mientras los migrantes venezolanos son de los colectivos más protegidos por los gobiernos en el exterior, al otro lado del océano y en suelo venezolano, los mismos gobiernos extranjeros son incapaces para ayudar a resolver este conflicto. De esta forma se mantiene un bloqueo económico y político con consecuencias humanitarias indefinidas para quienes por la trampa de la pobreza no pueden viajar al exterior a huir de la situación.

Migración Colombiana Crónica del riesgo de exclusión y expulsión

Desafortunadamente la nueva ola de peticiones de asilo que viene procedente de Colombia no tiene misma suerte. La aceptación de solicitudes de protección no alcanza el 10 por ciento. Los colombianos no cuentan con protección de permiso humanitario, si se les niega el asilo ni siquiera quienes tienen reconocida su situación de víctimas del conflicto por parte del gobierno colombiano. Quienes se quedan a su suerte deben esperar varios años buscando mecanismos de permisos de residencia por arraigo u otros. Todo ello, mientras permanecen en situación irregular no solo en riesgo de exclusión sino de expulsión.

Expertos coinciden en explicar que la nueva oleada de migración colombiana esta originada por al incremento de violencias en diferentes zonas de la nación, que han generado un estado de incertidumbre en seguridad ciudadana. En general, la preocupante cifra de desapariciones, asesinatos y amenazas a líderes sociales genera un deseo de salir del país cuando hay recursos económicos para ello. Tristemente ya Venezuela no puede servir de acogida porque su propia situación está haciendo migrar a sus habitantes hacia otros países incluso Colombia.

Por su parte el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia se ha pronunciado varias veces sobre la nueva migración colombiana al exterior indicando que «no puede intervenir ni pronunciarse sobre el particular debido a que el deseo y voluntad de establecerse fuera del país se fundamenta en la posible incapacidad del Estado para ofrecerle protección o que el solicitante no quiere acogerse a la misma». La pregunta a cancillería ahora es: ¿Mesas cooperantes humanitarias con sociedad civil por qué no se realizan?

Columnista Julian Castrillon en escolombia

0 0 vote
Article Rating
Compartir esta publicación:
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x