Retos del asilo a colombianos en nueva oleada migratoria


Pie de foto: Consulado General Central en Madrid. Turno de atención a víctimas


El fenómeno de asesinatos de líderes sociales en Colombia, acrecentándose desde hace más de dos años, viene generando el denominado efecto expulsión o desplazamiento forzado de miles de colombianos. El desplazamiento de connacionales se direcciona a diferentes partes, según los recursos económicos y la red de apoyos familiares y sociales que se tengan. Cuando los recursos económicos son más reducidos, se dirigen hacia otras partes del país o naciones fronterizas. Personas con más recursos y/o una base socio familiar de apoyo en países más lejanos se direccionan a destinos como norteamérica, Europa, etc.

La situación de inseguridad en el país y el temor a que la violencia empeore, ha impulsado a que muchos connacionales, incluyendo los registrados como víctimas del conflicto, busquen refugio o asilo en otros países. Desafortunadamente, los colombianos solicitantes de asilo, se han enfrentado con un muro de restricciones que dificulta la obtención de este derecho.

Actualmente, los países desarrollados han endurecido el proceso, siendo los requisitos y plazos para la obtención más complicados. La decisión de ser más estrictos en el otorgamiento de asilo, se debe a la alta demanda existente por la presión migratoria de países del continente africano, Siria y a los que se ha unido Venezuela y últimamente Colombia.

Los connacionales eligen viajar a países que no exigen requisito de visa como España y al llegar se presentan ante entidades encargadas de valorar su situación, La primera dificultad que enfrentan es que el plazo para obtener respuesta porque la misma puede demorarse varios meses por las restricciones expuestas anteriormente. La segunda dificultad es que, durante los meses de espera para obtener el asilo, deben acudir a familiares y amigos para poder sostenerse, situación que se agrava cuando se trata de una unidad familiar.

Por lo tanto, la nueva oleada migratoria colombiana, es una situación que debe acompañarse por las autoridades colombianas para evitar el riesgo de exclusión que pueden sufrir los connacionales y las familias que les apoyan. Es importante que la embajada y los consulados impulsen proyectos subvencionados por entidades en España para favorecer la acogida y acompañamiento integral del colectivo nacional.

Los presupuestos de entidades que apoyan a migrantes en general (Caritas, Cruz Roja, Comisión de Ayuda al Refugiado CEAR, etc.) están desbordados y no dan abasto para cubrir las demandas de una migración incrementada. Por ello, es oportuno que la misión diplomática y consulados presenten proyectos en convocatorias de subvenciones para atender las necesidades de la nueva migración colombiana. Máxime, cuando se están denegando cada vez más solicitudes de asilo.

Concretamente, en el 2018 hubo más de 60.000 en España, sin embargo, porcentualmente se redujo las resoluciones favorables de un 35% al 24%. Entidades de ayuda al refugiado como CEAR, reclaman medidas para reducir las más de 78.000 solicitudes pendientes de resolver. Esta población no admitida queda en situación de riesgo que debe ser atendida con proyectos desarrollados entre embajada-consulados y organizaciones sociales colombianas.

Se puede afirmar que España solo resolvió favorablemente 1 de cada 4 solicitudes de asilo en 2018, una tasa de admisión muy por debajo de los principales países europeos de acogida. De este modo, España reconoció la protección internacional a 2.895 personas, de las cuales solo 575 obtuvieron el estatuto de refugiado, menos del 5% de peticiones resueltas. España registró un nuevo récord con 54.065 solicitantes de asilo admitidos a trámite, aunque esto apenas suponga el 0,1% del total de la población.

En cuanto al número de expedientes por resolver, se incrementaron enormemente alcanzando la cifra de 78.710. Por nacionalidades, Venezuela volvió a ser el primer país de origen de los solicitantes con más de 19.000 peticiones, seguido de Colombia (8.650), Siria (2.775) y Honduras (2.410). Sin embargo, la venezolana fue una de las nacionalidades con más porcentaje de peticiones de asilo denegadas, con 30 resoluciones favorables y 1.495 rechazadas. En el caso de los venezolanos, es posible que se aprueben normas que faciliten su residencia temporal porque muchos países se han solidarizado con la crisis política económica que se vive en ese país y que ha expulsado a muchos de sus habitantes. De hecho, se ha reconocido a Juan Guaidó como autoproclamado presidente de Venezuela y desconociendo a Nicolás Maduro.

Respecto a la nueva oleada migratoria colombiana, es imperativo que se acompañe implementando una diplomacia humanitaria por nuestras autoridades. En concreto, que se hagan convenios con universidades organizaciones sociales de migrantes españolas y colombinas para desarrollar proyectos que ayuden a los connacionales. Se debe reconocer la vulnerabilidad de este nuevo colectivo, que llega a España en situación de víctima del conflicto (muchas de estas personas registradas oficialmente en Colombia) pero han tenido que salir del país. Igualmente, es importante orientar a los connacionales que desean solicitar asilo para que no sean engañados. Informarles que puede solicitarlo: El extranjero que sea perseguido o amenazado en su país por su condición sexual, política o religiosa, o porque huyen de conflictos. Dependiendo de los casos, cuando llegan a España pueden solicitar que se les reconozca la situación de asilado, refugiado o de protección internacional en el plazo de 30 días. Debe aportarse documentación e información real que será contrastada en Colombia sobre las circunstancias que obligaron al desplazamiento forzado.


Columnista Julian Castrillon en escolombia

Compartir esta publicación:

Dejar un comentario:

Por favor Iniciar sesión para comentar
avatar