Piedad Bonnett deja en la Caja de las Letras cartas, apuntes y dibujos

La escritora colombiana Piedad Bonnett depositó en la caja número 1426 de la antigua cámara acorazada del Instituto Cervantes un legado formado por cartas, apuntes preparatorios de sus libros, dibujos suyos y de su hijo fallecido o una radionovela. Todo ello, explicó, con el propósito de que se recuerden en un futuro sus poemas, novelas y obras teatrales.

«Un legado implica memoria, que es a lo que aspira todo escritor», explicó Bonnett (Amalfi, Colombia, 1951). Por eso, «espero que cuando se abra esta caja alguien se acuerde de mi obra. He querido comunicar un pequeño mundo de afectos porque legar es desprenderse de lo querido, y eso implica dolor».

Poesía colombiana

El director del Instituto y poeta Luis García Montero definió a la autora como «un punto de referencia fundamental de la poesía colombiana», que es, a la vez, «una de las grandes riquezas de la lírica escrita en español». Bonnet es además una «novelista imprescindible», desde su primer libro, De círculo y ceniza (1989) hasta el más reciente, Qué hacer con estos pedazos, obras todas ellas que «forman un mundo propio».

El legado de Piedad Bonnett, que hace el número 118 de los recibidos en la Caja de las Letras desde el año 2007, se trasladará en su momento a la Biblioteca Patrimonial del Instituto Cervantes, en Alcalá de Henares (Madrid).


0 0 votes
Valora este artículo
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x