La compañía madrileña Curtidores de Teatro lleva a escena el conflicto colombiano

Por Pamela Freydell – Foto Óscar Cid.

Para un colombiano es duro meter el dedo a la llaga y recordar que llevamos, lo que parece, una eternidad, en un conflicto que ha sido silenciado y parapetado a la fuerza; además, agregándole una pandemia, para empeorar la situación y que no bastó para detener las balas.

Pero para Rosario Ruiz Rodgers, directora colombiana que lleva 30 años en España, es momento de intentar secar esa herida abierta guiando la sutil materialización de una obra de teatro que retrata el doloroso pero liberador proceso de conocer la verdad, perdonar y navegar o cruzar ese Río Claro hacia la orilla de la reconciliación.

Río Claro la obra

Rosario ha estado trabajando con su compañía Curtidores de Teatro en la construcción de Río Claro la obra.
Este mes han compartido un avance de la obra en la sala Exlímite en Usera, Madrid, a través de un ejercicio de ensayo con coloquio, no solo a un público cercano sino también a colombianos migrantes y exiliados en España.

“Todavía estamos en un proceso en donde todos ustedes (el público) nos pueden ayudar a saber cómo metemos en dos horas más de 60 años de una guerra civil, de una forma bonita y digna”, comentó Rosario durante el coloquio.

Este ejercicio de interacción con el público es lo que se quería lograr para dar retroalimentación al equipo de creadores españoles y colombianos que siguen trabajando de cara al estreno de la obra en otoño de este año.

“Después de presentarla aquí y madurar la obra lo suficiente, quisiera llevarla a Colombia, especialmente a los pueblos del pacífico” – expresó la directora satisfecha luego del exitoso ejercicio que contó con un público inquieto, participativo y de nacionalidades heterogéneas.


5 2 votes
Valora este artículo
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x