“El Hombre que perdió su Espíritu: Cuentos Fantásticos del Futuro”

El escritor y periodista Félix Rosado, coordinador de comunicación de la Ong latinoamericana Aculco, acaba de publicar su nueva obra literaria “El Hombre que perdió su Espíritu: Cuentos Fantásticos del Futuro”. Se trata de un compendio de relatos de ciencia ficción en los que aborda actitudes del ser humano ante problemas perennes, tanto del pasado como del presente y que, seguramente, se repetirán en el futuro.

Porque el ser humano es conceptualmente reincidente, dice, no cambia en sus sentimientos por los siglos de los siglos.  Desfilan por sus páginas temas como el amor, la guerra, el miedo, la pasión, la muerte, la rivalidad, la evolución y la lucha por la supervivencia. 

Estas tergiversaciones están lejos de las preocupaciones del común de los mortales.  La mente mide, piensa y tiene sus tiempos limitados, lejos del tiempo cósmico, demasiado complicado en su funcionamiento para nuestros sentidos. Y luego, en ocasiones, están los valores temporales de la vida diaria, que cambian como el clima, según la moda, según las ideas innovadoras o depredadoras, según criterios volubles a la deriva o revoluciones que caducan o fracasan por su inviabilidad, o que se imponen sean buenas o dañinas, se banaliza o se avanza como seres que adaptan su moral, o eliminan éticas del pasado, para sumergirse en nuevas visiones. Así, en los cuentos de Félix Rosado, cuando presenta un imaginario incluso en sentimientos como el del amor, que puede ser profundo, o frívolo, o imaginario, lo que plasma en Carta de Amor de un Clon. Y qué decir de la paz y la guerra, temas que aparecen en El Viejo, El Gato y la Pistola.

Y es que pareciera que el hombre y la mujer siguen sufriendo, con su percepción de la vida, inconformista y moldeable, especialmente, en la era moderna, cuya fatalidad radica en abandonar el espiritualismo en sus diferentes expresiones. ¿Cómo querrán vivir o ser los humanos del futuro?  El juego de los dioses con los humanos es un espejo, como vemos en ese relato que titula el Festín de los Dioses en el Firmamento, lleno de ironía y transiciones.

También para volar fuera del planeta vivo, la Tierra, sondeando nuevos mundos habitables, que buscamos, y que, tal vez, persiguen otras civilizaciones del Universo desconocidas.  El ser humano es inteligente y matemático, también el sapiens, el conocido hasta ahora, y que puede convertirse en un sapiens extraterrestre, en el único ser vivo capaz de trasladarse por sí mismo a otros mundos inhóspitos o futuros, como inventa en su cuento El Cometa Habitado Oumuamua. O en las disquisiciones del relato basado en hechos reales El Ovni de Luces Naranjas.

Los avances científicos, no obstante, si bien consiguen mejores cotas de bienestar, trasladan a otras divisiones entre la gente, eso lo plantea en El Hombre que perdió su Espíritu.

Félix Rosado inventa en su narrativa, pues, nuevos conceptos de la libertad. Y cada cual trata de mantenerla y alcanzar su desarrollo a su manera.

Los cuentos de ciencia ficción de Félix Rosado invitan a romper moldes y a imaginar otros mundos, otra manera de vivir.

Sobre el autor

Félix Rosado nació en 1964 en Las Navas del Marqués (Ávila, España). Periodista y escritor. Ha publicado la novela histórica Sangre de luna (2001, en papel y 2012, en ebook), así como relatos en varias antologías, periódicos y revistas: Yo vi llorar a Hernán Cortés. 10 Relatos Históricos (1999); Cóctel Siberia. Relatos de Viajes (2000, revista Leer); Raíces Mágicas. Antología de Nueva Narrativa Hispanoamericana (2008); El oro del río. Nueva Poesía y Narrativa Hispanoamericana del Siglo XXI (2009). También ha publicado poesía: “Dios no juega a los dados”. Los Poetas de la Senda (2014); Suma Qamaña.  Jam Session Madrid (2010) y otras.

Es coautor del libro Armorial de Apellidos Españoles (1999, 2000). Como periodista, trabaja en el diario digital Madridpress.com en Madrid.  Anteriormente, estuvo en La Estrella Digital, primer periódico electrónico en español, La Estrella (semanario internacional de Papel), Agencia Efe y El Diario de Ávila. Colaboró en RNE y fue columnista de Literaturas.com. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene el Certificado de Aptitud Pedagógica en Lengua y Literatura. También es profesor de Español para Extranjeros de la Fundación Aculco, en Madrid.

Algunos textos de su obra “El Hombre que perdió su Espíritu: Cuentos Fantásticos del Futuro”

El Hombre que perdió su Espíritu

“Es el último tramo investigativo que falta por desarrollar en un mundo explotado por la raza humanoide pura, en cuya última generación se han conseguido aislar los genes de la pigmentación, del color del pelo, la piel y los ojos”.

Carta de Amor de un Clon

“Aquí estoy, sentado al ordenador, sin saber por qué. Los Vigilantes de las Nuevas Normas rastrean también las computadoras para evitar que haya enamoramientos, citas libres, pues se impone el orden de la selección politécnica en las parejas. Permanentemente hacen chequeos físicos al corazón y lo amputan, como los nervios o las neuronas, si detectan halos de tibieza o de amor”.

El Ovni de luces naranjas

“Era un resplandor gigantesco, entonces yo iba con el coche y me dije, ¿qué será eso?, ese resplandor tan grande. Entonces, justo al llegar a la cima, vi, enfrente, una cosa que yo me eché una mano a la cabeza, porque vi como un platillo, como un plato boca abajo, de color naranja, con luces y todo perfectamente geométrico…”.

El cometa habitado Oumumua

“Los militares que se habían desplazado hasta la vera del descampado señalaron con sus armas a los intrusos. Reporteros de televisión apuntaban también con sus cámaras. No era un suceso cualquiera. Pero todos ellos y los curiosos se quedaron hipnotizados, como estatuas de sal bíblicas cuando los viajeros del tiempo les devolvieron la mirada con unos poliédricos ojos resplandecientes”.

El Viejo, el gato y la pistola

“—Sí, tu rostro es oscuro y hosco, atizado por el aire y el sol. Ahora lo veo, tus vivencias están en esas arrugas —dijo, mientras lo miraba con artes adivinatorias”.

El Festín de los Dioses en el Firmamento

“Afrodita observa un ramo de uvas que le ofrece Apolo con la mano abierta. Luego, el dios más bello, toma una uva con la otra mano y se la pone en los labios. Afrodita acerca los suyos y le quita la uva con sutileza rozando con sus labios rojos la boca de su oponente”.

Contacto: frosmartin@hotmail.com


0 0 vote
Article Rating
Compartir esta publicación:
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x