El año nuevo

Las circunstancias actuales demandan una reflexión objetiva y sin miramiento de lo que está pasando y lo que vendrá. Este ejercicio pasa por tratar de entender lo que sucede al conjunto de la sociedad y, lo más significativo, escudriñar el entorno básico de cada individuo.

La coyuntura global ha afectado con crudeza a todos los sectores económicos de la sociedad, sobre todo, a aquellos más vulnerables, y en este rango poblacional se encuentra la inmigración que, valiente, lucha contra los avatares del destino.

Los colombianos residentes en España, dan fe de la adversidad con que han tenido que afrontar los últimos años y se cuestionan la decisión de si su proyecto migratorio ha valido la pena. Las dudas no son casuales y, por el contrario, se interpretan como acordes a la realidad, máxime cuando, en cada telediario machacan con las crisis nacionales e internacionales, los conflictos políticos, las guerras que no acaban, las discriminaciones, las desigualdades, y todo tipo de historias que solo sirven para desorientar al público y menguarlo sin misericordia.

Mirar fortalezas

Mientras los gobiernos, que están obligados a velar por el bienestar de su población y a mostrarle, con sus decisiones, el camino más adecuado, se debaten en dialécticas efímeras, los ciudadanos de a pie, la clase trabajadora, debe mirar sus propias fortalezas para no sucumbir en el maremágnum.

Creer cada uno en sí mismo, inyectarse autoconfianza y elevar su autoestima, deben constituirse en pilares para afrontar el nuevo año, establecer metas, alcanzar los objetivos propuestos y, así, rebajar el impacto de la incertidumbre incesante. La seguridad personal se antoja primordial incluso, para detectar oportunidades y aprovecharlas. De igual manera revelar los juicios que frenan el impuso, han de ser el gran descubrimiento.

Conocerse a sí mismo

En medio de todo el avance tecnológico, el acceso a las comunicaciones y los concienzudos métodos de selección a la hora de tomar cualquier tipo de decisión, vale la pena rescatar un sistema que ya superó los 50 años, pero que es valedero como el primer día. Se trata del análisis DOFA que permite elaborar una matriz que identifica unos factores internos y externos que intervienen en el desempeño de una empresa y que puede aplicarse al individuo.

Las variables internas son fortalezas y debilidades, las externas son oportunidades y amenazas.
Este análisis conlleva a conocerse a sí mismo. Autoevaluarse objetiva y desapasionadamente, trae como resultado las soluciones y herramientas con que hacer frente a las adversidades y los éxitos. Conocer los propios talentos y capacidades, las proyecciones y los sueños, lo importante y lo urgente, la proximidad y la lejanía, el desamparo y el acompañamiento, etc. crean un potente escudo.

Siempre hay buenas condiciones y mejores personas.
¡Felicidad y prosperidad en el nuevo año!

Herman Aguirre Ramírez | info@escolombia.es

0 0 votes
Valora este artículo
guest

0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x