Colombia: la tierra del destierro


La voluntad de paz en Colombia no fue suficiente para detener el exilio. La violencia retorna y se recrudece ante la respuesta ineficaz de un Estado que permanece indiferente a la realidad colombiana. El silencio de la comunidad internacional se hace presente y la hace cómplice, mientras las solicitudes de asilo y refugio en España se disparan generando condiciones desfavorables para aquellos colombianos que buscan protección internacional.

La esperada paz que se preveía para Colombia tras la firma de los Acuerdos de la Habana, en el año 2016, no ha traído para el país los resultados previstos. El alto al fuego y desarme de las FARC se ha traducido, paradójicamente, en el inicio de una nueva guerra. Guerra que ha desencadenado el aumento del desplazamiento forzado interno y el exilio de colombianos al exterior.

España es uno de los países que presenta mayores flujos de inmigrantes en los últimos diez años. El aumento de solicitudes de asilo y refugio de colombianos desde el 2015 al 2019 enciende las alarmas en las instituciones españolas. Las solicitudes de asilo y refugio presentadas en el 2018 fueron de 8.818 y en el 2019 fueron 29.263, es decir, que hubo un incremento del 233%. Lo anterior posiciona a Colombia como el segundo país, después de Venezuela, con más solicitudes de esta índole en España.

» La crisis humanitaria que afronta Colombia en la actualidad requiere de una denuncia y reconocimiento internacional «

Pese a este panorama, Colombia obtiene el mayor número -un 30%- de denegaciones de solicitudes de asilo con respecto al resto de países. Y tan sólo se le concede el 0,03% por razones humanitarias, mientras que a Venezuela obtiene favorablemente el 99,7%. Aunque la situación venezolana ha cobrado relevancia en la comunidad internacional, la crisis humanitaria que afronta Colombia en la actualidad requiere de una denuncia y reconocimiento internacional.

Desde la firma de los acuerdos de paz, según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Colombia pasó de 5.8 millones de personas con necesidades humanitarias en el 2016 a 7 millones de personas en el 2019. Las disputas territoriales entre grupos armados, fuerzas armadas, paramilitares, BACRIM y empresas multinacionales por el control del territorio han desembocado daños colaterales que vulneran los derechos humanos de muchos colombianos. Además, la respuesta ineficaz del Estado colombiano en el cumplimiento de los acuerdos y de la defensa de los derechos de las comunidades permite el recrudecimiento de un conflicto armado que se hace cada vez más fuerte y que permanece oculto ante los ojos de la comunidad internacional. El retorno a este pasado del terror parece no ser suficiente para España.

Es por ello que desde AESCO – AMERICA ESPAÑA SOLIDARIDAD Y COOPERACIÓN -, consideramos que se está cometiendo una gran injusticia con respecto a la población colombiana solicitante de asilo, excusando la negativa a concederles el derecho a protección internacional en el pretexto vacío de una paz que no existe. Por esta razón, hemos trasladado al Ministerio del Interior de España la petición de equiparación en el tratamiento de las solicitudes de asilo que se le otorga a nacionales venezolanos, a la vez que se le brinde una protección temporal internacional a los y las líderes sociales que siguen ejerciendo un rol activo en la defensa de los Derechos Humanos; en cumplimiento de los principios definidos en el V Plan Director de la Cooperación Española (2018-2021)


0 0 vote
Article Rating
Compartir esta publicación:
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x