La popularidad de Duque en caída libre



Foto: Presidente de Colombia, Iván Duque Márquez, con su gabinete.
Foto: Mónica González – Presidencia

Duque con tres meses de gobierno, va desaprobando y cayendo en popularidad, entre sus votantes también. Su caída se debe a varias medidas como la ley de financiamiento, propuesta legislativa del Gobierno que impone IVA a los productos de la canasta familiar y que está movilizando al país, además de un presupuesto miserable para la educación pública, que ha volcado a los estudiantes en defensa de una educación pública y universal. No contaba el presidente, con el despertar ciudadano, ya no hay miedo a pesar de los falaces discursos para defender estas medidas que dé imponerse, deterioran el poder adquisitivo de las familias, Ya nadie cree el argumento que esto es para   mayor financiación en materia de inversión social, mientras violentan a los pacíficos manifestantes las instituciones policiales.

Duque prometió, todo lo contrario, en la campaña, bajar impuestos y proteger el bolsillo de la clase baja y media, y pese a que la ley de financiamiento apunta a buscar un balance fiscal, la sociedad colombiana no acepta que sea tocada la canasta familiar. Y tampoco aceptan que la corrupción rampante siga en la impunidad, mientras a la población se le piden sacrificios y esfuerzos muchos han robado, siguen esquilmando y despilfarran el erario sin que pase nada. Se creen con patente de corzo para ello.

Como si fuera poco, los escándalos por corrupción tocan directamente a instituciones, como la fiscalía en franca decadencia, que sólo demuestra el poder maligno enquistado en quienes debían velar por la ética y moral pública, pero son parte del mismo engranaje y se ve que hacen y harán lo que sea con tal de tapar y permanecer con grotescos privilegios para robar  y quitar de en medio a quien quiera pedirles cuentas en el órgano de control  para la oposición, como es el congreso envileciendo todo lo que tocan. 

Con lo que no contaban, es con una oposición no sólo en el legislativo, sino en la calle en resistencia y en todo el territorio nacional.  Son muchos los que votando a Duque hoy están decepcionados y más que lo estarán, a medida que vaya desgranando medida a medida, que afectan las condiciones de vida en las regiones. Tampoco contaban con que las redes sociales son una herramienta opuesta a esos medios tradicionales de comunicación, desafortunadamente desvirtuados y despojados del sentido que en otro tiempo tenían, las redes sociales, han ido ampliando su uso dentro de los y las colombianas para conocer y contrastar información. En este gobierno hay mucho cinismo, que se va volviendo inaguantable.

Mientras en las ciudades la movilización  justa y  pacífica, es  reprimida y encarcelada, en las regiones más apartadas la defensa del territorio, la lucha por recuperar las tierras o por oponerse a los proyectos extractivistas,  se paga con asesinatos y persecuciones, esta digna resistencia, por fortuna, ha contado con una visita bastante esperada por las organizaciones sociales, casi diez años que Colombia no recibía la visita oficial de un relator especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos de la ONU.  Michel Forst, relator para evaluar esta problemática en el mundo, terminó una gira de diez días a regiones de Colombia,desde el Catatumbo, visitando Cúcuta, Medellín, San José de Apartadó, Popayán, Medellín y La Guajira, diálogo y conversó con diferentes actores sociales, escucho a las víctimas y familiares de líderes sociales, defensores de derechos humanos, dirigentes indígenas, afros y campesinos, que le llevaron a decir en rueda de prensa donde comentó su balance final de su visita. “Que lo visto ha sido horrible”.

La conclusión de la visita no es favorable al gobierno Duque, él sabe que en la próxima reunión de NNUU, saldrá este informe, donde claramente se hablará de su falta de compromiso para proteger y defender la vida de los y las líderes. Aunque Duque diga que no “ahorrará ningún esfuerzo para proteger a estos líderes”, lo cierto es que cada día se produce un asesinato de un líder social o de DDHH.  

El relator de la ONU estará muy pendiente de si el presidente incorpora las recomendaciones en la política pública, la situación de impunidad en que se encuentran los crímenes de los defensores es muy preocupante y advierte que: “Me parece que las cifras no reflejan la realidad. Me preocupa que en todo el país se vea una disminución de los asesinatos, pero, al mismo tiempo, se ve un aumento de crímenes contra los defensores. Eso me horroriza”. 

Duque, sólo mira la paja en ojo ajeno y para tirar balones fuera, entonces habla de la migración venezolana a la que hay que brindar toda la solidaridad, con el fin de seguir presionando a Maduro para que termine su mandato, proponiendo una estrategia local y regional para atender la crisis migratoria. Desconoce el drama colombiano en el exilio y la migración mayúsculo en este momento y continuo a lo largo de estos dos últimos siglos, para los 6 millones de colombianos que viven en el exterior no hay redención. Desde luego la popularidad con tanta mediocridad y cinismo esta asegurada y con valores muy por encima del IVA. Para los y las colombianas en el exterior, su popularidad está en caída libre.



Compartir esta publicación:

Dejar un comentario:

Por favor Iniciar sesión para comentar
avatar