La persecución política de hoy se llama filibusterismo judicial


Además del sistemático exterminio de líderes sociales en sitios donde los proyectos mineros del uso del fracking se quieren imponer y allá donde las víctimas o desplazados reclaman sus derechos o sus tierras, se vive el terror, al punto que el éxodo se acrecienta y lo sentimos en España, cada día que llegan y llegan personas y familias pidiendo protección, con sus solicitudes de asilo y refugio.

No contentos con esto y ante el desprestigio creciente de un presidente que prometió todo lo contrario de lo que hace y ahora que entra en la economía naranja imponiendo el IVA a los productos de la canasta básica familiar, incluidas las naranjas, pero eximiendo de este impuesto o reduciéndoselo a las grandes empresas, los medios no  reflejan su baja popularidad ni la creciente aceptación de la oposición encabezada por Gustavo Petro, quien se bate cada día en el congreso y en la calle denunciando todas las tropelías que vienen haciendo, con una pedagogía política que convence por los argumentos y la forma sencilla como él describe esta realidad que es la verdad de sus vida para mayorías.

Entonces, la forma en que esta casta responde es reeditando multas ya sancionadas y en proceso de archivo porque el tribunal superior de Bogotá, fue claro al aplicar las sentencias de la Corte Interamericana de DD.HH. pues al no existir delito de malversación y al no existir sentencia de juez, no era democrático que un funcionario administrativo inhabilite a un cargo electo, cuando no hay delito. Aunque para el ex procurador Ordoñez, estos conceptos le traen sin cuidado, cuando se trató de machacar y perseguir al contendor político. Un año perdido para la Bogotá Humana, pero se le derroto su obstrucción a la democracia.

Ni más, ni menos fue lo que paso. Sin embargo, ahora el contralor de Bogotá, esbirro de Vargas Lleras vuelve a la carga con esto que ya está juzgado, no de otra manera hubiera podido Gustavo Petro ser candidato presidencial. Una nueva forma de distraer a la gente, porque los medios de comunicación lacayos y cortesanos, se encargan de ello. Para eso tienen acciones o son dueños de ellos, los que usan este filibusterismo judicial a fin de obstruir la verdad.

La oligarquía no comprende que está en decadencia y más tarde que temprano caerá, hacen y harán todo lo posible por atornillarse al poder, resta recursos a la educación, porque un pueblo educado no podrá ser manipulado como ellos lo hacen con el adoctrinamiento de sectas, para señalar al enemigo como a la encarnación del diablo. Impone sanciones y juicios inexistentes para hacer creer a la gente que la oposición tiene problemas con la ley. Se resiste a salarios dignos y menos a subir el salario mínimo, el cual gana una inmensa mayoría de población menos afortunada y que por falta de oportunidades y esperanza cae en estas sectas, que hacen más proselitismo político que llevar la fe y tranquilidad al alma de los olvidados.

Así quieren desviar la opinión, de lo que se debe debatir y sobre lo que se debe reflexionar. Pero no lo tienen fácil, hay un estudiantado reclamando el derecho a la educación en las calles, tiene movilizados a trabajadores, campesinos en contra de las medidas impopulares que significan recortar el salario real y posibilidades de vivir mejor, con un IVA a productos básicos. Cada vez más, las ciudadanías se sienten libres y cansadas de tanto mangante, el ejemplo se extiende.

No les valdrá ni la violencia, ni la nueva doctrina del filibusterismo judicial para acallar la justicia, la verdad y la oposición que les debe reemplazar en el gobierno. A nosotros hombres y mujeres libres, con la fuerza y la conciencia de resistir y avanzar, nos queda la voluntad y el camino de la pedagogía política para luchar contra estas prácticas antidemocráticas, que ellos quieren hacer ver como normales, son oprobiosas y canallas, no las podemos permitir.



Compartir esta publicación:

Dejar un comentario:

Por favor Iniciar sesión para comentar
avatar