“El proceso de reparación de las víctimas, en su mayoría, debe ser simbólico”


Pie de foto: Juan Manuel Santos dedica su libro “La batalla por la paz” a “Colombia en España con aprecio”, en Casa de América, Madrid


Libro de Juan Manuel Santos “La batalla por la paz”

Antes que presidente de Colombia, Juan Manuel Santos fue periodista y, mucho antes, ciudadano colombiano que deseaba y luchaba por la paz. En 2016, su defensa por acabar con el conflicto armado en su país le fue reconocida con el Premio Nobel de la Paz y, este 2019, acaba de presentar su libro La batalla por la paz, que nos adentra en una autobiografía dura y sincera de los años de negociaciones y de dos décadas previas entre conflicto bélico e inestabilidad social.

«No me arrepiento de haber cumplido la promesa de convocar el referendo, pero sin ese referendo hubiese actuado directamente como lo hice con el segundo acuerdo», confiesa.

«La paz con las FARC nunca significó que Colombia sería un paraíso al día siguiente y estos focos de violencia tienen un origen de narcotráfico que hay que seguir combatiendo», añade Santos.

Sobre Gabriel García Márquez, afirma el expresidente: «Me da tristeza que Gabo no haya estado vivo en el momento de la firma de la paz porque luchó por esa paz toda su vida»

La corrupción y las Farc

“El mejor antídoto contra la corrupción es un buen sistema de educación; una sociedad educada es una sociedad mucho más fuerte para combatir y resistir la corrupción. Su lucha debe ser permanente; durante mi gobierno se buscó las formas de combatirla, con leyes muy importantes e instrumentos para hacer más efectivas la contraloría, procuraduría y fiscalía, y así se está dando”.

Ocho millones de víctimas

“Es el primer acuerdo que tiene en cuenta a las víctimas dentro de un proceso de reparación que en su mayoría debe ser simbólico, porque la vida de un ser querido no tiene precio. Se entiende que cada una de los ocho millones de víctimas se siente con derecho de ser reparadas, es prácticamente imposible, pero sí se debe hacer el gran esfuerzo de repararlas colectivamente y una de las formas es darle garantías a la comisión de la verdad, porque es lo que desea la mayoría de las víctimas. Se requiere tiempo para que la gente entienda que no hay que mirar al pasado sino construir el futuro.


Compartir esta publicación:

Dejar un comentario:

Por favor Iniciar sesión para comentar
avatar