Ecoturismo en Colombia: retos y oportunidades


Colombia tiene una biodiversidad destacada mundialmente que permite a los visitantes disfrutar de un entorno ecológico inigualable. Alberga la mayor extensión de páramo en el mundo (en los Andes y la Sierra Nevada de Santa Marta). Se encuentra la mayor diversidad de aves, con un 20% del total de especies del planeta. Cuenta con costas en el Pacífico y el Caribe. La Amazonía comprende un 41% del territorio nacional. Hay más de 3.000 especies de mariposas.

Estas maravillas lo hacen un territorio mega diverso, que invita a millones de turistas nacionales e internacionales, a explorar su entorno natural.

En los últimos años, a medida que se viene consolidando la seguridad en el país, se hace más común encontrar viajeros con mochila al hombro, emprendiendo admirables aventuras para conocer sus ecosistemas. Igualmente, personas que buscan un turismo de alto standing, donde se pueda combinar comodidades hoteleras en medio de parajes naturales novedosos.

Es por esta razón que inversores regionales e internacionales se vienen interesando en desarrollar el ecoturismo. Este tipo de actividad turística permite que el visitante pueda compaginar el goce de entornos naturales, minimizando el número de daños que puedan generar en ellos. En general, el ecoturismo aboga por los viajes ambientalmente responsables. Esto, a diferencia del turismo masivo convencional que da menos importancia a su impacto en el medio ambiente y la armonización etnocultural con el lugar de destino.

El origen del concepto de “turismo ecológico” se remonta a la década de los 80, cuando empezó a impulsarse como un turismo alternativo que promovía el desarrollo sostenible y servía de mecanismo para luchar contra el cambio climático. Las normas internacionales para regular el ecoturismo se concretaron en la Cumbre Mundial del Ecoturismo, realizada en Quebec Canadá del 19 al 22 de mayo de 2002, proclamado como el “Año Internacional del Ecoturismo”.

La definición de ecoturismo según la OMT (Organización Mundial del Turismo) hace referencia a su finalidad, principios, elementos que lo integran, sus objetivos y los beneficios que reporta. Según esta definición, las principales características del ecoturismo son: Turismo basado en la naturaleza que busca que el turista aprenda desde la educación ambiental, observación de ecosistemas, apreciando la naturaleza y las culturas tradicionales de dicha zona natural.  Con el ecoturismo se busca reducir el impacto negativo que el turismo general suele tener sobre el entorno natural, social y cultural.

Como ventaja, involucra al turista integrándolo en las diferentes áreas de interés natural de una región.  La desventaja principal de esta alternativa turística ocurre cuando hay una mala implementación de las diferentes ramas del ecoturismo por parte de sus gestores. Un ejemplo es la construcción de infraestructuras turísticas en áreas protegidas con impactos negativos en el desarrollo sostenible. En tal sentido, la solución es concienciar a las personas acerca de las consecuencias que la planeación turística irresponsable puede causar al planeta a largo plazo. El ecoturismo facilita actividades para adultos y niños que permiten disfrutar armónicamente de la naturaleza que les rodea. Entre otras, se pueden mencionar: Convivencia con espacios naturales, disfrutar de la flora y fauna, espeleología, kayak, surf, montañismo, buceo, escalada, viaje en globo aerostático, actividades de relajación y meditación, senderismo, paracaidismo, etc. Todo esto se complementa con la interacción con el medio social y cultural.

El turismo ecológico ha generado considerables ingresos a economías de países en desarrollo y emergentes como: Costa Rica, Kenia, Madagascar, islas Galápagos (Ecuador), Puerto Rico, Nepal y Colombia.

Los turistas en su mayoría extranjeros, visitan Colombia y otros países para entrar en contacto no solo con su biodiversidad sino con poblaciones que viven en esos entornos. Algunas tienen culturas y tradiciones que tienen una relación muy íntima con el medio ambiente. El ecoturismo pretende entonces que los visitantes valoren la cultura de estos pueblos que en muchos casos se caracteriza en: Respetar, conservar y adorar a la naturaleza como parte de su cotidianidad. Un ejemplo son las comunidades indígenas y afrocolombianas

Como reto importante del ecoturismo es sensibilizar al turista con la protección al medio ambiente y la cultura de las poblaciones ancestrales que puedan coexistir con el mismo. La realidad es que la sostenibilidad de estas culturas depende directamente del valor que se le da a su cosmovisión y costumbres. La pregunta que surge es: ¿Cuáles son las políticas desarrollo sostenible del ecoturismo en Colombia y en la construcción de paz?


Columnista Julian Castrillon en escolombia

Compartir esta publicación:

Dejar un comentario:

Por favor Iniciar sesión para comentar
avatar