Colombia y los retos de la Economía Circular


El presidente Iván Duque asumió las riendas del gobierno y ha anunciado que, dentro de sus políticas, impulsará la económica circular. Sus propuestas en este tema al igual que sobre la economía naranja, recogen las experiencias obtenidas en su paso por el Banco Interamericano de Desarrollo.

Sobre el significado de la “Economía circular”, se puede decir que es un concepto que busca la sostenibilidad, promoviendo que el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía…) se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos. Con ello se implementa una nueva economía, circular -no lineal-, basada en el principio de «cerrar el ciclo de vida» de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía.

Se pretende crear un marco político, destinado a alcanzar una economía eficiente en el uso de los recursos y de baja emisión de materiales contaminantes al ecosistema. Su hoja de ruta tiene metas como: mejorar los resultados económicos al tiempo que se reduce el uso de los recursos; identificar y crear nuevas oportunidades de crecimiento económico e impulsar la innovación y la competitividad; garantizar la seguridad del suministro de recursos esenciales; luchar contra el cambio climático y limitar los impactos medioambientales del uso de los recursos.

Ya se comprueba el agotamiento de una serie de recursos naturales y de los combustibles fósiles. De allí que la economía circular propone un nuevo modelo de sociedad que utiliza y optimiza los stocks y los flujos de materiales, energía y residuos y su objetivo es la eficiencia del uso de los recursos.

La economía circular contribuye a la seguridad del suministro y a la reindustrialización del territorio nacional, dentro de un contexto de escasez y fluctuación de los costes de las materias primas. De forma complementaria promueve una dinámica en la cual los residuos de unos se convierten en recursos para otros. Esta economía consigue convertir residuos en materias primas y por eso resulta un sistema generador de empleo local y estable.

La economía circular descansa en varios principios: La eco-concepción que valora los impactos medioambientales en el ciclo de vida de un producto y los integra desde su concepción. La ecología industrial y territorial: donde se instala en un territorio un mecanismo de organización industrial con una gestión optimizada de los stocks y de los flujos de materiales, energía y servicios. La economía de la “funcionalidad” que le da prevalencia al uso privilegiar el uso más que a la posesión, la venta de un servicio frente a un bien.

El segundo uso: reintroducir en el circuito económico aquellos productos que ya no se corresponden a las necesidades iniciales de los consumidores. La reutilización: reutilizar ciertos residuos o ciertas partes de los mismos, que todavía pueden funcionar para la elaboración de nuevos productos. La reparación: encontrar una segunda vida a los productos estropeados. El reciclaje: aprovechar los materiales que se encuentran en los residuos. La valorización: aprovechar energéticamente los residuos que no se pueden reciclar.

La pregunta que surge es ¿cómo se le da gobernabilidad a la economía circular?  ¿Cómo se hace efectiva? ¿Qué actores deben participar? Está claro que se necesita una política de estado que trascienda de un gobierno a otro y que permita la colaboración del sector privado, sociedad civil y entidades públicas. En efecto, además de los beneficios ambientales, esta actividad emergente es creadora de riqueza y empleo (incluyendo las del ámbito de la economía social) en todo el conjunto del territorio y su desarrollo debe permitir obtener una ventaja competitiva en el contexto de la globalización.

En definitiva, el uso de residuos como la principal fuente de materia prima fiable es esencial para la Unión Europea. Hay una gran oportunidad para fortalecer una fuerte motivación económica y empresarial a favor de la economía circular y la eficiencia de los recursos.


Columnista Julian Castrillon en escolombia


Compartir esta publicación:

Dejar un comentario:

Por favor Iniciar sesión para comentar
avatar